El futuro de la prestación de salud con el uso de la Inteligencia Artificial

Con la evolución de la capacidad digital, cada vez se producen y almacenan más datos en el espacio digital. La cantidad de datos digitales disponibles está creciendo a una velocidad alucinante, duplicándose cada dos años. En 2013, se generó 4,4 zettabytes, sin embargo, para 2020 el universo digital -los datos que creamos y copiamos anualmente- fueron de 44 zettabytes o 44 mi millones de gigabytes.

Por lo general, le damos sentido al mundo que nos rodea con la ayuda de reglas y procesos que construyen un sistema. El mundo del Big Data es tan enorme que necesitaremos inteligencia artificial (IA) para poder realizar un seguimiento de él.

La IA ya está en nuestras muñecas, en nuestros autos, en las búsquedas que hacemos en Internet o en lo que se nos ofrece comprar. Siri de Apple, Echo de Amazon o Google Assistant utilizan el procesamiento del lenguaje natural y hacen un conjunto de cosas geniales, desde direcciones de conducción hasta encontrar un espacio abierto para una reunión. ¡Imagina esta eficiencia en la atención médica!

La IA en atención médica y medicina podría organizar mejor las rutas o los planes de tratamiento de los pacientes, y también proporcionar a los médicos literalmente toda la información que necesitan para tomar una buena decisión.

Ya hay varias iniciativas importantes de IA en la atención médica que muestran implicaciones potenciales y posibles usos futuros que podrían hacernos bastante optimistas. Sin embargo, estas soluciones solo revolucionarán la medicina y la atención médica si están disponibles para los usuarios promedio y convencionales, y no solo para las instituciones médicas con mas recursos (porque son demasiado caras) o para un puñado de expertos.

Veamos un poco de la inteligencia artificial en la atención médica del futuro.

Desde el diseño de planes de tratamiento a través de la asistencia en trabajos repetitivos hasta la gestión de medicamentos o la creación de medicamentos, la inteligencia artificial ya está presente activamente en varias áreas de la medicina. Y es solo el principio.

Diagnóstico y planes de tratamiento

Los algoritmos de IA pueden ayudar aún más en la toma de decisiones para mejorar la precisión de los diagnósticos. Por ejemplo, varios estudios muestran que con la ayuda de IA, los radiólogos mejoran la precisión de la detección de cáncer a partir de exploraciones radiológicas. En escenarios futuros, la IA médica capacitada a través del aprendizaje de refuerzo podría descubrir tratamientos y curas para condiciones cuando los profesionales médicos humanos no podían.

IBM Watson lanzó su programa dedicado para oncólogos, proporcionando a los médicos opciones de tratamiento basadas en la evidencia. Watson for Oncology tiene una capacidad avanzada para analizar el significado y el contexto de los datos estructurados y no estructurados en notas clínicas e informes que pueden ser críticos para seleccionar una vía de tratamiento. Al combinar atributos del archivo del paciente con experiencia clínica, investigación externa y datos, el programa identifica posibles planes de tratamiento para un paciente. Conozca más sobre Moonshot Ambition In Healthcare de IBM 

Sacar el máximo provecho de las consultas en persona y en línea

Con sede en el Reino Unido, Babylon Health construyó un servicio de consulta remota centrado en el paciente. Ya trabaja en Ruanda y también en el Reino Unido, ofreciendo consultoría médica de IA basada en la historia clínica personal y el conocimiento médico común. Los usuarios reportan los síntomas de su enfermedad a la aplicación, que los compara con una base de datos de enfermedades utilizando el reconocimiento del habla. Después de tener en cuenta la historia y las circunstancias del paciente, Babylon ofrece un curso de acción apropiado. La consulta remota ganó impulso con la pandemia, y permanecerá con nosotros en el futuro próximo.

Asistencia sanitaria y gestión de medicamentos

Todos, por favor den la bienvenida a la primera enfermera virtual del mundo, Molly, desarrollada por la start-up médica Sense.ly. Tiene una cara sonriente y amable junto con una voz agradable y su objetivo exclusivo es ayudar a las personas a monitorear su condición y tratamiento. La interfaz utiliza el aprendizaje automático para apoyar a los pacientes con condiciones crónicas entre las visitas al médico. Proporciona un monitoreo y atención de seguimiento probados y personalizados, con un fuerte enfoque en las enfermedades crónicas.

Hay otras aplicaciones de la IA en la salud tales como el análisis de los sistemas de salud, creación de nuevos medicamentos, análisis genético, gestión de medicamentos, liberar a los profesionales de salud de trabajos repetitivos, logística hospitalaria, minería de datos en las Historias Clínicas, etc.

¿Qué necesitamos para que esto suceda realmente?

En primer lugar, tenemos que derribar los prejuicios y temores de la Inteligencia Artificial (IA) ayudar a la población en general a entender cómo la IA podría ser beneficiosa y cómo podemos combatir sus posibles peligros. El mayor temor es que la IA se vuelva tan sofisticada que funcione mejor que el cerebro humano y después de un tiempo, tendrá como objetivo tomar el control de nuestras vidas. Sin embargo, esto no va a suceder pero también es importante prepararse adecuadamente para el uso de la IA de forma masiva en la prestación de salud.

  1. Creación de normas éticas aplicables y obligatorias para todo el sector de la salud.
  2. Desarrollo gradual de la IA para dar algún tiempo para mapear los posibles inconvenientes.
  3. Los profesionales médicos necesitan obtener conocimiento básico sobre la IA en un entorno médico para entender cómo dichas soluciones podrían ayudarlos en su trabajo diario.
  4. Las empresas que desarrollan soluciones de IA : brindar información al público en general sobre las ventajas y riesgos potenciales de usar IA en medicina.
  5. Los responsables de la toma de decisiones en las IPRESS deben realizar todas las medidas necesarias para determinar el éxito de una medida de IA. Es la única manera de hacer la IA en el estetoscopio del siglo XXI.

Fuente: Dr. Bertalan Meskó